CoachingDesarrollo

¿Optimista o positivo?

By 9 marzo, 2017 2 Comments

Hoy es uno de esos días en los que necesito fijarme en todas las cosas que me van bien. ¿Para qué? pues, sencillamente necesito recolocarme, darme cuenta de todo lo que tengo. De todo lo que he conseguido y dejar de enfocarme en los aspectos negativos y que no me aportan nada.

No sé si esto es algo que te sucede con frecuencia o si consigues mantenerte firme en los momentos de… “dificultad” digamos. Desde hace ya tiempo, muchas amigas y amigos me preguntan cuál es la clave. Cómo hago para encajar las dificultades del día a día sin enfadarme. Pues por aquí andan las claves.

A lo largo de mi experiencia me he encontrado con mucha gente que se define a si mismos como optimistas. Pero que según comienzan a hablar parece que el espíritu de pitufo gruñon les hubiera atrapado. En la conversación suele ir tomando protagonismo la queja, lo que los demás no hacen, los clientes que no cumplen, los proyectos que no salen, los jefes que dificultan su día a día, las cosas que faltan en sus vidas… con lo que, al finalizar la conversación, no me suele quedar muy claro ese concepto de optimismo que dicen tener.

¿Qué hace la diferencia entre el optimista y la persona positiva? para mi, la diferencia está en que el optimista espera que las cosas sucedan de forma favorable y el positivo busca el lado bueno de las cosas. Es una pequeña diferencia, un matiz que hace que todo cambie: en lugar de esperar a que pase, busco que suceda y me enfoco en lo que sí ha sucedido y me gusta. (Insisto que esto es mi punto de vista y seguramente, si busco las diferentes acepciones de los términos encontraré matices)

Pues volviendo al inicio de este post, hoy es uno de estos días en los que decido que el espíritu del positivismo me invada. Llevo una temporada en la que las cosas no suceden como yo esperaba, especialmente en el aspecto profesional. Claro, que analizando este punto, caigo en una doble trampa: ¿Qué es lo que esperaba? y ¿En qué me estoy fijando? Pues sí, me estoy enfocando en las cosas que no salen según yo esperaba. En mis expectativas que no se cumplen y eso me lleva sentirme insatisfecha, no cómo con mi trabajo, sino también con mi día a día.

Tengo varias opciones, quedarme anclada en esta queja o cambiar la perspectiva: reencuadrar. Fijarme en las cosas que sí estoy consiguiendo. En todo lo que sí funciona. En si realmente esto es un problema. En si me importa verdaderamente tanto. En si lo que esperaba era realista. En si quiero esperar otras cosas. En definitiva: en elegir el lado bueno de las cosas. Ponerme en modo positivo on.

¿Parece fácil? Supongo que no, sobre todo requiere práctica y querer. Querer disfrutar y querer buscar la felicidad pero sobre todo, construir el camino para encontrarla.

Y ahora que lo pienso, ya que `puedo elegir elijo ser optimista y positiva. Y tú, ¿eres optimista y positivo?

Julia

Author Julia

More posts by Julia

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply