CoachingDeporte

Mejor ya me motivo yo…

By 21 febrero, 2017 No Comments

La motivación es un aspecto por el que acuden a mi diferentes clientes. Es un “ trending topic” que me llega a sesiones de coaching, tanto personal, deportivo o profesional y a trabajar a través de consultoría en empresas para conseguir plantillas más motivadas y satisfechas.

Es algo que a todos nos preocupa y a muchos nos ocupa. Yo misma tengo mis altibajos, necesito ir revisando mis objetivos tanto en el ámbito profesional como en el deportivo o personal. Porque de cuando en cuando siento que no estoy en el mismo punto. Siento que ya no me apetece hacer aquello que hace unos meses me apetecía una barbaridad. Y esto, ¿porqué sucede? ¿Qué hace que me pierda en mis objetivos? ¿Cómo puede ser que en ocasiones la pereza me atrape? ¿Qué hace que pierda el interés e incluso algo peor, la ilusión por algo que hasta hace nada formaba parte de mi motor?

Muchas personas creen que la clave está fuera. He escuchado a multitud de candidatos, coachees, amigos… personas en general, que buscaban fuera de ellos el motor de su motivación. Algunos que se quejaban de que en sus empresas no les motivaban. Otros de que su carrera no le apasionaba o en el aspecto más personal, aquellos que se quejaban de que su pareja les había desmotivado y ya no tenían interés en seguir porque total ella / él no les “motivaban” .

Cada área de trabajo tiene sus particularidades. No podemos trabajar igual en el ámbito deportivo que en el profesional o el personal. No obstante, desde mi manera de entender la motivación, todos tienen un punto en común: el punto de partida eres tu. Si estoy esperando a que venga alguien con la varita mágica a motivarme ya puedo esperar sentada: esto, en base a mi experiencia, no llegará.

Entonces, ¿Cómo puedo hacer para motivarme? Aquí te dejo 5 tips (que ami me funcionan) para mantener y reencontrarte con tu motivación:

  1. Fija tus objetivos: ¿qué te apetece hacer? Plantéate tus retos, tus metas, busca aquello que realmente te apetece hacer siendo realista y poniéndote retos que realmente puedas alcanzar. Si va a empezar a correr a lo mejor no es muy motivador que te plantees hacer una maratón en un mes, pero ¿y correr tu primera carrera popular en mes y medio?.
  2. Revisa tus prioridades: ¿Qué es realmente lo que quieres? ¿Es posible que empezaras algo con mucho interés pero en el camino ha dejado de interesarte y has descubierto cosas que te apetecen más? ¿Cuánto compromiso tienes con tu objetivo? Cambia de planes, rectifica, corrige, eres dueño de tus decisiones y también de tus equivocaciones. Para, piensa, identifica y rectifica es una buena fórmula para seguir en el camino hacia tu meta.
  3. Celebra tus logros: Haz recuento, echa la vista atrás y observa tu punto de partida, ¿qué has conseguido? ¿Qué te has premiado? ¡Fíjate en lo que ya tienes no en lo que te falta!
  4. Asume tu responsabilidad: No busques fuera lo que ya tienes dentro. Eres tú el dueño de tu motivación. No lances fuera el balón (aunque sea muy cómodo) identifica cuál es tu responsabilidad en tu motivación, en qué estás fallando y qué puedes hacer para volver a coger las riendas.
  5. No les des poder a otros para que te desmotiven: Cuántas veces habré escuchado la frase: “No me motives, a mi con que no me desmotives me vale.” Esto es algo que los managers no suelen tomar consciencia. En numerosas ocasiones me encuentro que pequeñas cosas sin importancia queman a los equipos. El hecho de que el responsable del equipo haga un comentario, se fije en aspectos que no dan valor al resultado… van minando la moral de cada miembro del equipo. De ahí la importancia del papel activo de cada persona: ¿Cuándo valor le quieres dar a ese pequeño detalle? Recuerda que la clave está en ti.

Y a ti, ¿qué te funciona? ¿Cuáles son tus armas para luchar contra la rutina o la pereza? ¿Qué hace que vuelvas a motivarte y a no perder el ánimo en tus proyectos?

¡Te deseo mucho éxito!

Julia

Author Julia

More posts by Julia

Leave a Reply