CoachingDesarrollo

2017 de propósitos a resultados

By 29 diciembre, 2016 2 Comments

En unos días  se nos acaba 2016. Éste suele ser un buen momento para hacer balance y pensar en qué cosas has conseguido de las que te propusiste hace doce meses. Ver qué has conseguido, qué cosas te han quedado en el tintero y cuáles a la mitad. También suele ser el momento de pensar en los propósitos que te quieres plantear para el nuevo año.

No sé si te has fijado en el bombardeo publicitario que nos acompaña en esta época. Es el momento para proponerte empezar colecciones: muñecas, coches, casitas, animales, miniaturas de perfumes… También es un tiempo ideal para a hacer donaciones a los gimnasios (sí, hablo de donaciones porque en muchas ocasiones, gente de mi entorno se ha envalentonado a pagar un año entero para ir una semana, el año le ha salido baratísimo, la semana un poco cara). Proponerte a comenzar a aprender un nuevo idioma, reforzar el inglés o tocar un instrumento… y así una larga lista de actividades que se quedan en un propósito, en un quiero, en un deseo, en un fuego artificial que empieza con mucha fuerza de inicio pero se que cuando explota desaparece, a veces se queda en el recuerdo y a veces ni llega a explotar.

¿Te ha sucedido alguna vez empezar algo con mucha ilusión, pensar en un proyecto y sentir que es lo que más te apetece hacer. Tomar esas decisiones de cambios y luego, sin saber cómo se ha quedado tan sólo en esa ilusión?. ¿Pero cómo me puede pasar esto? ¿Qué es lo que me hace comenzar con tanta ilusión y luego esa ilusión se queda en el camino? ¿Qué es lo que me impide si quiera ponerme en marcha?.

En ocasiones lo que me falta es la puesta en marcha pero otras muchas se trata de algo más: la continuidad. La transformación del objetivo en acción, en un hábito.

En alguna sesión de coaching alguien me ha llegado a decir que le falta voluntad. Amigas me dicen que les sorprende mi capacidad de “sacrificio”. En el ámbito de la empresa se suele definir como orientación a resultados. Yo lo vinculo más con una toma de decisiones y sobre todo con la puesta en marcha de un plan de acción.

Te dejo cinco tips que a mi me funcionan y que me ayudan a conseguir que no se queden en propósitos mis planes sino en resultados:

  1. Ponlo por escrito: porque no es lo mismo pensar, idear, soñar despierto que aterrizarlo. Escribe tus propósitos. Hazlo en positivo y usa verbos que te lleven al movimiento. ¿Te suena igual: quiero adelgazar en este año que voy a adelgazar 3 kilos en el primer trimestre de 2017? ¿Sientes algo diferente? Está demostrado que cuando ponemos por escrito, lo hacemos con frases que nos motiven y lo pones en un lugar visible (en este caso la nevera sería buena opción) estarás más cerca de la puesta en marcha de tu objetivo.

  2. No te desgastes: ¿Cuánto realmente lo quieres? Ponte objetivos que de verdad te apetezcan. No caigas en tus trampas proponiéndote año tras año cosas que realmente no te llenan. Piensa en qué es lo que verdaderamente quieres y si es así comprométete contigo: ¡ves a por ello! y sobre todo… Disfruta

  3. ¡Es el momento!: Ya sabes lo que quieres, te lo has propuesto y lo has escrito. Es el momento: planifica, ponte fechas, compromisos contigo, con otros, explícalo, cuéntalo, genérate esos plazos contigo y con el mundo así te resultará más fácil llevar un seguimiento y comprobar que lo estás cumpliendo.

  4. Divide y vencerás: Mi tarta favorita es la de queso, pero no se me ocurriría tomarla de una sentada porque sé que acabaría empachada. Me sabe mejor un trozo pequeño, quedarme con ganas de más para la siguiente, ir probándola en sitios diferentes, hacer distintas recetas pero siempre mantener esa esencia. Pues con los objetivos me pasa lo mismo, si empiezo con mucha fuerza y me meto el atracón acabo aborreciéndolo pero si me planifico tiempos, espacios y espacio para que la siguiente vez me apetezca continuar hago que mi propósito se convierta en resultado porque cada vez lo veo más cerca, cada vez más real, cada vez es más mío.

  5. Replanifica, rectifica, recalcula como el GPS: Haz cambios, puede que lo que al principio pensabas que iba a ser se vaya transformando en algo diferente durante el camino. No olvides que es algo tuyo, algo que quieres y que a veces, fallarás. Otras te darás cuenta de que has cambiado el objetivo. Pero en todas ellas estarás trabajando para ti. Para conseguir eso que buscas, que quieres. Celebra tus éxitos, tus pequeños avances, prémiate. Compréndete y no te castigues por tus fallos, porque ¿eres humano?

¿Qué te propones para el 2017? ¿Cuándo vas a hacerlo? Y para ti, ¿Cuáles son tus armas para conseguir tus objetivos?

Dicho esto, sólo me queda desearte un 2017 repleto de resultados y de éxitos

 

Julia

Author Julia

More posts by Julia

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply